5 Consejos para entrenar en días de calor

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

En verano, las altas temperaturas nos llevan a tener ciertos cuidados y precauciones a la hora del entrenamiento, para que este sea igual de efectivo que en otras épocas del año. A su vez, los días calurosos pueden traer consigo, si no se toman los cuidados necesarios, golpes de calor, que afectan al cuerpo cuando éste no puede disipar la temperatura que recibe o genera, influyendo sobre su sistema nervioso.

A continuación, te dejamos una serie de consejos que pueden ayudarte a evitar cualquier tipo de inconveniente en tus entrenamientos.

1 – Vístete de manera adecuada.

Es conveniente que utilices ropas ligeras, de colores claros y con telas transpirables, como así también, un buen protector solar, preferiblemente con factor de protección mayor a 30.

2 – Hidrátate constantemente.

Antes de empezar a hacer ejercicio, llena tus reservas de líquidos para iniciar de manera óptima. Aproximadamente, cada 20 min de entrenamiento, tu cuerpo debe hidratarse. Para ello, elige agua o bebidas energizantes, que ayudan a reponer las sales y los electrolitos que se pierden con el sudor, y bebe mediante pequeños sorbos, lentamente, sin atragantarte. Visita nuestro articulo en el que te explicamos lo que le sucede a tu cuerpo cuando no bebes suficiente agua.



3 – Evita la actividad en las horas de máximo calor.

Siempre que puedas, intenta no entrenar en el espacio de tiempo entre el mediodía y las 4 de la tarde, ya que son las horas en las que el calor alcanza sus máximas temperaturas y el cuerpo es más propenso a sufrir algún tipo de descompensación.

4 – No te exijas de más.

En días de calor, elige entrenar con menores pesos en el gimnasio y, si vas a realizar ejercicios aeróbicos, que éstos sean moderados. Lo mejor que puedes hacer para no exigir tu cuerpo y sufrir descompensaciones es bajar el objetivo de rendimiento en días de altas temperaturas.



5 – ¿Y si me siento mal?

Si empiezas a sentir mareos, náuseas, dificultades para respirar, dolores de cabeza o agotamiento muscular, lo recomendable es interrumpir inmediatamente el entrenamiento y realizar lo siguiente:

  • Reposar en algún sitio fresco, boca arriba y con las piernas elevadas.
  • Desabrochar o quitarse las prendas y enfriarse con toallas húmedas y frías.
  • Beber abundante agua.
  • Realizar una ducha con agua fresca para hidratar tu cuerpo.
  • Si los síntomas persisten, busca ayuda médica de inmediato.

 

Related posts:

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario