Así debes hacer el braceo al salir a correr

Share on Facebook457Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

La mayoría de nosotros cuando empezamos a correr prestamos principal atención a varios factores, como la respiración, el ritmo al que corremos, la forma en la que apoyamos los pies sobre el piso, pero casi nadie tiene en cuenta los brazos y el movimiento que debes seguir con ellos. El movimiento de los brazos forma parte de una de las consideraciones más importantes que debemos tener en cuenta para lograr una buena técnica en el running.

El braceo cuando corremos es una herramienta muy importante para impulsarnos en nuestro ejercicio,  marcar el ritmo y mantener el equilibrio y buena postura.

¿Qué posición debo mantener con los brazos al correr?

Evita mantener los codos pegados al cuerpo, brazos flexionados a 90 grados y manos colgadas como si estuvieran muertas. Esta postura también es conocida como T-Rex por su parecido con este animal prehistórico. Es uno de los errores más frecuente en las personas que comienzan con el running.

El problema de utilizar esta posición es que genera  una tensión innecesaria en la espalda alta que te llevara a una postura encorvada hacia adelante. Esta postura terminara traduciéndose en dolor de cuello o lumbar, te cansarás mucho antes y te llevara a hacer un esfuerzo mayor al que necesitarías hacer con una buena técnica de braceo. Esta mala posición hasta puede perjudicarte en la respiración y hará que te falte el aire antes de lo previsto.



Para un braceo sea ejecutado correctamente, tus brazos deben moverse de forma natural. No debes forzar los brazos a una posición incómoda. Puedes comenzar caminando y observando como al acelerar tu marcha los brazos se mueven de forma casi involuntaria acompañando a tus piernas.

Flexiona los codos a 90 grados, pero no los mantengas pegados al tronco, sino dejando que estos se muevan libremente. El movimiento de estos deben partir siempre de los antebrazos y dirigirse de atrás hacia adelante. Intenta evitar cruzar en exceso los brazos por delante del cuerpo. La musculatura de estos debe mantenerse activada pero sin tensión. También evita mantener los puños apretados.

No mantengas los hombros encogidos, aunque sea de forma involuntaria, esto generará una tensión innecesaria que contribuirá a dolores de espalda e incluso hasta calambres durante el ejercicio. También puedes consultar nuestra guía para empezar a correr.



Realizar el braceo correctamente  es solo cuestión de práctica y te ayudará a mejorar tu resistencia, a correr mejor y más relajado.

Related posts:

Share on Facebook457Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

3 thoughts on “Así debes hacer el braceo al salir a correr

Deja un comentario