El daño en el tendón de Aquiles en corredores

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Uno de los problemas más frecuentes y lamentados por los corredores es el daño en el tendón de Aquiles. Estas lesiones ocurren tanto entre los corredores principiantes, como entre atletas altamente profesionales. Por lo tanto, es importante saber qué hacer durante el entrenamiento para evitar daños en el tendón de Aquiles.

 

Las lesiones en el tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles une el músculo gastrocnemio con el calcáneo. Gracias al tendón de Aquiles, una persona puede saltar, correr y permanecer de pie sobre los dedos. Este tendón es bastante fuerte, puede soportar una tracción de 400 kg, pero es el más frecuentemente lesionado.

Los problemas más comunes con los tendones de Aquiles son la tendinitis y ruptura del tendón. Ambas patologías son suficientemente graves por lo que requieren atención médica calificada.

 

Síntomas de Daño en el tendón de Aquiles

Tendinitis del tendón de Aquiles

Es una inflamación, que se manifiesta por el dolor en el tobillo, por lo general más cerca del talón. A veces puede acompañarse de hinchazón local, enrojecimiento de la piel y aumento de la sensibilidad.

La tendinitis puede manifestarse por el dolor al ponerse los calcetines, limitando la movilidad del tobillo. También son frecuentes las sensaciones dolorosas cuando se empieza a caminar por la mañana.



 

Ruptura del tendón de Aquiles

Es un trauma grave, que requiere atención médica inmediata e intervención quirúrgica. Esta es una condición en la cual se produce un desprendimiento total o parcial del tendón del calcáneo.

Los síntomas de la ruptura son dolor severo repentino, hinchazón, imposibilidad para ponerse los calcetines, y a veces la imposibilidad para ponerse de pie.

 

Causas de lesión del tendón de Aquiles

Gran parte de todos los problemas con este tendón son factores biomecánicos, o factores externos. También está el desprecio de los principios de la dosificación razonable de carga.

Factores biomecánicos que dañan el tendón de Aquiles son los siguientes:

  • Pronación excesiva.
  • Arco excesivo del pie.
  • Deformación del calcáneo.
  • La costumbre de pisar en la parte posterior del talón.

Factores externos adversos:

  • Correr y hacer ejercicios sobre superficies excesivamente duras.
  • Zapatos inadecuados, con una suela áspera y rígida (especialmente delante del pie).
  • Zapatilla de tacón demasiado rígida.
  • Movimientos monótonos, por lo general repetitivos (a largo plazo).
  • Ausencia de calentamiento o preparación inadecuada antes de correr.
  • Impacto en el tendón en el momento de la tensión de los músculos de la pantorrilla.
  • Mal estiramiento de los músculos de la pantorrilla y los isquiotibiales.
  • Carga repentina.
  • Sobreentrenamiento del atleta, tensión excesiva en los músculos de las piernas.

Pero, quizás, la razón más importante para las lesiones es la ignorancia de los primeros síntomas. Frecuentemente, los atletas, especialmente los principiantes, tratan de minimizar los dolores, explicándolos como fatiga o dolor habitual. E incluso si notan una inflamación en la zona de los tendones de Aquiles, no se apresuran a ir al médico. Por lo general, se conforman con usar el calentamiento y analgésicos de forma independiente. De hecho, el proceso inflamatorio puede ir acompañado de molestias prolongadas, pero no graves. En este caso, el dolor es a menudo episódico, aparecen con mayor estrés y desaparecen en reposo.



 

Qué hacer con los primeros síntomas de la lesión del tendón de Aquiles

La regla más importante es no correr cuando se siente dolor en los tendones. Este no es el caso cuando necesitas superarte, pues tus esfuerzos heroicos no beneficiarán a tu cuerpo.

  • Si sientes dolor, abandona el esfuerzo físico. Correr, andar en bicicleta, hacer ejercicio físico, jugar al fútbol, ​​cualquier deporte relacionado con saltar podría generar más daño.
  • Es importante no sólo reducir la distancia o aumentar los intervalos entre las sesiones de entrenamiento. También se debe proporcionar al tendón un descanso completo, si no lo haces podrías tener consecuencias muy graves.
  • Eliminar las carreras cuesta arriba ya que es una carga demasiado seria. Por lo tanto, no debes volver a hacerlo hasta la recuperación completa. Sobre todo, después de lesiones graves cuya recuperación lleva de varias semanas a varios meses.
  • También son eficaces son los métodos de fisioterapia, terapia con láser, magnetoterapia, aplicaciones con hidrocortisona.
  • Además, puedes usar ungüentos y geles que alivian la inflamación y promueven la cicatrización. Pero antes de usarlos, debes consultar a tu médico para averiguar la gravedad de la lesión y obtener recomendaciones sobre el régimen y el tratamiento posterior.

En caso de ruptura del tendón, es necesaria una hospitalización urgente. En general, debe recordarse que el riesgo de daño al tendón de Aquiles no es motivo para negarse a correr. Recuerda siempre que la llave al éxito en los deportes es entrenamiento debidamente, sin descuidar tu cuerpo.

Comentarios

Related posts:

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone